sábado, 26 de noviembre de 2016

NECESIDAD

Sentada en el suelo del salón con las piernas cruzadas y una taza de café en la mano. Tengo la mirada perdida, no miro en ningún punto en concreto. Tan quieta... y mi mente tan agitada. Deseo con fuerzas que alguien esté aquí conmigo. Tan quieta, tan sola y mi mente tan agitada. Necesito hablar con alguien sobre todo lo que pasa por mi cabeza. Necesito a alguien que me escuche y me de conversación.

No hay comentarios: